G-QBPNJPP15C
 

"La ética del psicoanálisis nos orienta, más allá del trastorno, a alojar al sujeto en su particularidad".

Encuentros_Clínicos.png

GRACIELA CANONY

Fundadora

Lic. en Psicología

Encuentros_Clínicos.png

SOLEDAD BRENNA

Vice-presidente

Lic. en Psicología

Encuentros_Clínicos.png

LUCIANA LATERRA

Presidente

Lic. en Psicología

PROFESIONALES ASOCIADOS

 

Lic. Luciana Laterra

Lic. Soledad Brenna
Lic. Sandra González 
Lic. Susana Espíndola
Lic. Mónica Rolandelli
Lic. Omar Álvarez 
Lic. Nahuel Peyrelongue 
Lic. Graciela Molina
Lic. Bárbara Damelio

Lic. Marcelo Izquierdo

Lic. Cristina Pérez Darriba 

Lic. Mauricio Reyna

Lic. Jorge Vallejo

Lic. Nora Basile

Lic. Verónica Maglioco 

Encuentros Clínicos es la transferencia de trabajo generada. Esos lazos han sabido soportar en su ocasión una interrupción institucional y luego, hoy relanzarse en el hallazgo de este nombre.

 

Lacan en su Nota adjunta al Acta de Fundación del 21 de Junio de 1964, precisa que “La enseñanza del psicoanálisis no puede transmitirse de un sujeto a otro sino por los caminos de una transferencia de trabajo”. La enseñanza se funda en la relación de un sujeto con otro por los efectos del significante. Es el trabajo mismo lo que se transfiere.

Esa transferencia de trabajo no es a priori anticipable, ni exigible. Su expresión está sujeta a la contingencia de lo que advenga en el lazo social entre analistas.

El siempre renovado interrogante de Lacan por el hacer del analista constituye la orientación de Encuentros Clínicos, nos ordena en un trabajo cuya invitación se hace extensiva a todos aquellos analistas que se encuentren interesados en trabajar para la causa del psicoanálisis.

 

Encuentros Clínicos es una institución pensada como un lugar posible para los jóvenes analistas, como un lugar donde la posibilidad de ir tomando a su cargo la transmisión, cada uno a su tiempo, cada uno a su modo, se constituya en una instancia de formación.

Lacan siempre cifró sus esperanzas en los jóvenes ya que la propia posición de preguntarse angustiosamente sobre su hacer es un buen punto de partida, se puede poner a trabajar en los encuentros con otros analistas y transformarlo en causa, en transferencia de trabajo.

 

Lo nuevo a emprender nos espera a los que estemos dispuestos a correr el riesgo, también nos espera el entusiasmo por la nueva gesta. Creemos que es posible.

Ese compromiso, ese riesgo, ese entusiasmo en la nueva gesta, hoy tiene un nombre: Encuentros Clínicos.

Comencemos a trabajar

 

LIc. Graciela Canony

Fundadora